Sistema de alta presión atmosférica favorece a descenso de temperaturas